1er. FESTIVAL DE AVES

 

La cotidianidad en el común de las personas nos aleja del regocijo de ver, escuchar y disfrutar, aunque sea por unos minutos, la naturaleza   que nos rodea. ¿Cuántos de nosotros ponemos atención a la infinidad de sonidos que giran a nuestro alrededor,  provenientes de las aves? Me atrevería a decir que la gran mayoría estamos en el día a día y olvidamos interactuar con nuestro entorno natural.

Las aves   desde muy temprano comienzan con sus cantos y nos despiertan con su trinar; se podría interpretar ese sonido como ¡Buenos días! por parte de la naturaleza a través, de estos hermosos seres.

Venezuela es un país rico en biodiversidad,   ubicándonos a nivel del planeta en el octavo (8) puesto y en cuanto al conteo de aves nos situamos en el quinto (5) lugar;  Colombia es el país con mayor cantidad de pájaros seguido por Perú y Brasil.

En nuestro país tenemos  el cuarenta y cuatro por ciento (44%) de las especies de aves conocidas del continente americano, esto nos permite estar en un territorio privilegiado para realizar la práctica del turismo de aves.

A nivel global, el interés por la observación de aves ha venido creciendo desde hace más de veinte años (20).  Sólo en los Estados Unidos hay más de 20 millones de personas aficionadas. Países como Canadá, Alemania, Holanda y otras partes de Europa, se ha observado un crecimiento importante en esta actividad.

Fuimos invitados a un evento que por dos (2) días se realizó en Valencia-Venezuela. Se trataba del Festival de Aves de Valencia 2012, organizado por Luís Cornejo, Jefe de la División de ambiente de Fundalegría  y Jordana Ayala de la Fundación Tierra Viva.

El Festival de Aves de Valencia 2012, contó con el patrocinio de la Fundación Tierra Viva, La Cámara de Industriales de Carabobo, Somos Biodiversidad,  La Universidad de Carabobo, La Hermandad Gallega, Asociación de Ejecutivos del estado Carabobo y EPA.  

El lugar de reunión de este evento fue El Parque Fernando Peñalver en Valencia, uno de los pulmones naturales que ha sido un oasis para los valencianos y personas que vienen de otras latitudes, a disfrutar el placer de estar en comunión directa con la naturaleza.

La finalidad de este festival es lograr un aprendizaje sobre la forma de interactuar en estos espacios con los actores principales de este evento (las aves). Nosotros fuimos más allá, ya que es difícil desentenderse de la maravillosa fauna y flora que hay en el parque. Las ardillas fungen como anfitrionas, las iguanas más tímidas nos ven desde lejos, los picures prefieren ocultarse, sólo se dejan ver entre los árboles y matorrales,  y las aves revoletean de árbol en árbol dándonos la bienvenida.

La inauguración del Festival de Aves, estuvo a cargo de sus organizadores Jordana Ayala y Luis Cornejo. Dentro del programa estaba el bautizo de la Guía de Interpretación Ecológica. “Esta guía de interpretación ecológica se elaboró como recurso de apoyo al Sendero Bosque Centenario, para promover el conocimiento y la conservación de la diversidad biológica, a través de la inclusión de estrategias educativas innovadoras en la educación formal e informal…” (Tierra Viva)

Cornejo hizo la presentación del Parque Fernando Peñalver, destacando la importancia que  este corredor natural  representa para la ciudad de Valencia, sobre todo, porque contribuye a dar una mejor calidad de vida urbana. Además, indicó que en este ambiente natural hay una fauna local compuesta por setenta y seis (76) especies de aves, cuatro (4) mamíferos diurnos (Picures, Ardillas, Rabipelados y una Pereza de tres dedos) y finalmente cuatro (4) reptiles (Ameivas, Babas, Iguanas y Matos de Agua).

Por otro lado, Maritza Vargas de la Asociación Civil Embajada de las Aves, señaló el significado de ser observadores de aves, las técnicas a emplear a la hora de estar en las zonas de observación y lo motivador que es, para el ser humano, adentrarse es este maravilloso mundo.

En el festival se le rindió un merecido homenaje a un gran pintor valenciano Walter Arp, sus pinturas de aves fue sólo un aspecto de su amor por el medio ambiente, a tal punto que fue considerado como un gran campeón de la naturaleza, y como el dijo: “Soy un ecologista que ha luchado por defender la fauna venezolana”. Fue recordado gratamente a través, de las anécdotas contadas por las personas que tuvimos el gran placer de conocerlo.

Después del almuerzo nos enseñaron las técnicas de construcción de comederos para pájaros, por cada grupo tuvimos el apoyo de Guardaparques, fueron pacientes explicándonos la forma de realizar  comederos, lo bueno, es que estos se pueden construir con material de desecho, sale muy económico y es una forma de contribuir con nuestro ambiente. Por un momento nos sentimos en la edad escolar, cuando teníamos que tener una tijera,  alambre, envases plásticos entre otros materiales. En un próximo artículo les indicaremos como se construye  un comedero.

Cada quien con su obra de arte en mano y orgullosos del trabajo realizado, salimos a recorrer el parque, algunos con cámaras y otros con binoculares, para comenzar con la observación de aves.

Nos dividimos en tres (3) grupos y a cada uno se le asignó un Guardaparques, es bueno saber que estos muchachos ejercen la vigilancia del parque y están bien preparados para servir de guías en la observación y cualquier pregunta sobre este reservorio, estos jóvenes les responderán con precisión.

Como es de suponer, fue una aventura donde las preguntas salían de todas partes, aunque teníamos la Guía de interpretación Ecológica, nos costaba localizar a los pájaros, más no así a los guías, que nos decían en aquella rama está un perico Ala Marrón,  o en aquella otra hay un lechosero ajicero, en aquel árbol está tal ave. Los llamábamos ojos de halcón y nosotros ni con binoculares los podíamos ver.

Todo es cuestión de educar la vista, después de un  rato, ya la cosa cambió y podíamos afinar mejor los ojos. Dentro de la observación nos encontramos con una hermosa guacamaya, que nos sorprendió, esta ave se interrelaciona con las personas sin temor alguno.

Luis Cornejo nos dijo que la guacamaya  tenía en el parque varias semanas y que por su comportamiento cree que  se escapó de alguna casa, ella dice algunas palabras y pide comida, además le encanta que la estén acariciando. Se ha convertido en  poco tiempo en una gran atracción del parque.

El segundo día se realizó la actividad con el parque cerrado al público, los lunes hay mantenimiento general, esto nos favoreció al no haber tanta afluencia de personas. esto nos permitió ver mayor cantidad de pájaros y durante hora y media nos adentramos en todos los rincones del parque.

La búsqueda de los pájaros se hizo fácil, muchos logramos hacer buenas fotos, otros los localizaban y de inmediato avisaban al resto del grupo para buscar en la guía y ver de que especie se trataba; fue un trabajo de equipo pues al  intercambiar información aumentó el  inventario.

El tiempo que duró la actividad  nos desestresó, en ese lapso nos olvidamos del mundo, ya que el tema era uno sólo (las aves) “éste come insectos, aquel frutas, por el pico vive o está en las cercanías  del Río Cabriales”. La colega  Marisol Silva, andaba muy feliz por el avistamiento de un ave del Cabriales llamado Guaco, fue muy felicitada por que no es tan fácil poder localizarlo, de hecho este pájaro estaba oculto entre el follaje de los árboles ¡Buena Vista!   Fue un aprendizaje satisfactorio, conocer y aprender las técnicas para saber  más de las aves y como esponjas absorbimos la enseñanza.

De regreso a Casa Parque, entregamos las planillas de observación para cotejar lo visto por cada uno de nosotros y se comenzó con el inventario, dando como resultado sesenta y seis (66) aves observadas y la buena noticia fue que el inventario del parque aumento, ya que, aparecieron cuatro (4) nuevas especies bien documentadas con sus respectivas fotografías.

Se continuó con el cronograma  y hubo una exposición del medico veterinario Gerardo González, él nos habló sobre muchos puntos, todos muy interesantes, pero nos llamó la atención la problemática que hay con los animales en cautiverio y el maltrato que estos reciben; incluso mostró varias imágenes que nos impresionaron, por el estado en que se encontraban algunos de estos seres.

Resaltó la importancia de no comprar ni adquirir animales silvestres, pues representa un peligro para la existencia de la especie y la salud de las personas. La introducción de especies exóticas representa un desequilibrio a nuestra fauna, aclaró el veterinario.

El Festival de Aves 2012, fue una experiencia que enriqueció nuestros conocimientos y afianzó aún más la lucha por lograr un ambiente sano, donde  participemos masivamente en defensa de la naturaleza y  entender lo que significa lograr una mejor calidad de vida en este maravilloso planeta.

En estos eventos se logra una  mayor interrelación con los participantes,  notándose como se incorporan más jóvenes en estas campañas pro- ambiente. Hay más  jóvenes que se preparan académicamente en temas que los relaciona con el medio ambiente, en este caso observamos un grupo  de muchachos de la Universidad de Carabobo, estudiantes de la carrera de biología.

Esto indica que hay esperanza de tener un mejor futuro, ya no son las personas mayores que se mantienen en pie, luchando por dejar un ambiente en las mejores condiciones posibles a las generaciones futuras. Hay una juventud dispuesta a recibir el testigo y seguir  la lucha por lograr un clima y ambiente sano.

Venezuela es un territorio protegido en casi un cincuenta por ciento (50%), entre parques y monumentos nacionales, a esto se le suma las áreas  protegidas bajo régimen especial, como las reservas de flora y fauna.

Tenemos mucho que ofrecer a propios y extraños para masificar esta práctica de la observación de aves, existe  interés para que en un futuro próximo esto sea una realidad.

 

Fotografía: Luis Cornejo y Marisol Silva Bolívar

Redacción: José Luis Camacho Contreras.

 

2 comentarios

  1. Jordana Ayala /

    Me parece muy completa la reseña, disfrutamos mucho ese día y su compañía fue muy grata, como simpre Jose Luis y Marisol, aliados a las causas ambientales de la región. Un abrazo!

    • Senderos por Venezuela /

      Gracias por tu comentario.
      Para nosotros ha sido una experiencia de gran aprendizaje que utilizaremos tanto de forma personal como para difundirla entre nuestra oyentes y lectores de nuestra revista digital.
      Las causas ambientales requieren que cada vez más se unan aliados, tenemos un sólo planeta.
      Saludos a todos.
      José Luis y Marisol.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Visit Us On TwitterVisit Us On Facebook