La Paradura del niño

En Navidad, Venezuela y gran parte del mundo se cubren de fiestas y se adornan con un ambiente de alegría, se reúnen familiares y amigos, es tiempo de  festejos, reencuentros; acercarnos más a Dios sintiendo la calidez y felicidad de nuestros semejantes.

En todo el país se celebra el nacimiento del niño Dios, además de un sinfín de tradiciones que se despliegan en todo el territorio nacional. Desde mediados de octubre se deja sentir el ambiente navideño; la música tradicional de la época se oye en las diversas emisoras, los negocios se engalanan con detalles navideños para ofrecer sus mejores productos.

Comienza la alegría, el venezolano disfruta esta época intensamente, entre música, reuniones, brindis y deliciosa gastronomía navideña. Nuestra identidad cultural se siente con fuerza y la llegada del niño Jesús penetra en cada corazón de venezolanos y extranjeros que llegan a nuestro país para disfrutar de las navidades.

Coexisten diferentes expresiones culturales, gastronómicas, musicales y tradicionales que identifican la natividad en cada rincón de nuestra hermosa nación; estas festividades encierran innumerables reuniones con amigos, compañeros de trabajo, organizaciones públicas y privadas, que hacen de estas fechas algo  tan especial.

Son muchas las expresiones  que suelen manifestarse en diciembre y en algunos zonas del país se extienden los festejos hasta febrero, como es el caso de los estados andinos. Podemos mencionar los aguinaldos, el pesebre, las gaitas, las misas de aguinaldos, la mesa navideña, las parrandas, la Paradura del Niño, las patinatas, la Danza de los Pastores, el Velorio del Niño Jesús, el día de los Santos Inocentes, los Locos y Locaínas, la llegada de Los Reyes Magos, el Año Nuevo y el Año Viejo, además se adornan los hogares, calles  y avenidas con luces multicolores.

Estas celebraciones llenan de calor humano las fiestas navideñas que, si algo tiene característico es ser una época de reunión familiar, de solidaridad y valores que se apoderan de nuestro ser. Venezuela se hace aún más cálida y da paso a la entrega de un año que se cierra para recibir otro nuevo, lleno de esperanzas y sueños.

Con estas líneas queremos expresar  esa pasión que sienten las personas, la energía que tenemos dentro, como sólo los venezolanos  sabemos llevar la alegría en el corazón.

Vamos a conocer algunas regiones de Venezuela, cuyas tradiciones decembrinas forman parte de un legado que  cada venezolano debería conocer. Son fiestas  que tienen mayor arraigo en los pueblos. Si bien es cierto que en las principales ciudades se hacen los preparativos para desarrollar las festividades navideñas para cumplir con las tradiciones, suelen ser realmente pobres, comparadas con poblaciones que son emblemáticas en  preservar esas costumbres.

 Las Paraduras del niño

En las zonas andinas se mantiene una tradición llamada La Paradura, Robo y Búsqueda del Niño, se trata de unas fiestas donde se representa el mensaje bíblico acerca de la infancia de Cristo -el Niño perdido y hallado en el templo-. Esto es parte de una tradición que ha permanecido y cada año se incrementa en las diversas regiones andinas; aunque en algunos estados centrales han tratado de llevar esta costumbre, sobre todo por parte de las personas que son oriundas de las zonas andinas y que viven en otros estados del país; ha sido tímida su aceptación.

La Paradura del Niño es un acto religioso que se acostumbra todos los años, es algo parecido cuando un niño comienza a caminar, cuando la mamá lo lleva y él da los primeros pasitos; eso mismo se hace con el Niño Dios, sólo que se le hace un paseo, le brindan canciones y le nombran padrinos.

Nos comentaba una monja de una Casa Hogar de Mérida, que ellos acostumbran  a realizar está tradición al modo antiguo, aunque difiere muy poco al estilo actual. Nos señaló que al Niño se le busca padrinos, pero antes se esconde; al llegar las personas no consiguen al Niño Jesús en el pesebre porque se lo han robado. Los padrinos comienzan a buscarlo con música, cantos y fuegos artificiales; al encontrarlo, lo traen envuelto en pañales al pesebre y desde ese momento lo paran. Finalizado el acto se reza el rosario y se reparte vino y biscochuelo entre los presentes.

Asistimos por primera vez a una Paradura de un establecimiento comercial en Mérida, hablamos con la propietaria la señora Carmen Elena Moreno, y nos indicó los pasos que ellos ejecutan para realizar esta tradición, nos decía que en el caso de la escogencia de los padrinos, ella los seleccionaba y son personas que, de una manera u otra, son afines a la empresa.

Desde hace años, ella cumple con está tradición dentro de su establecimiento y trata de que concurran la mayor cantidad posible de invitados, sobre todo los turistas para que sientan esta tradición, la idea es que exista un mayor acercamiento entre las personas y pedirle a Dios por la armonía y que se terminen, de una vez, tantos agravios.

Nos refería la señora Carmen que la Paradura comienza el 2 de enero hasta el 2 de febrero, día de La Candelaria; sin embargo, hay casos de familias que prolongan el acto unos días más; sobre todo cuando tienen familiares o amigos hospedados en casa,  especialmente aquellas grupos que son numerosos y  están  unidos a través de la Fe.

Nos informaba la señora Moreno, que el  canto  le indica a los presentes los pasos a seguir durante el acto; en el evento se hacen presentes unos niños vestidos de ángeles, reyes o virgencitas, esto hace que el momento sea más emotivo. Otro detalle es el de las velas. Las que tienen los padrinos son de colores y largas, la de los asistentes es blanca y pequeñas, nos explicaban que la finalidad es dar cierta jerarquía al acto; al finalizar todos apagan las velas menos los padrinos que las dejan cerca del Niño hasta que se consuman.

Hay un momento, mientras se reza, que comienza una procesión de la imagen por los alrededores, los músicos y cantantes llevan la copla y se va quemando la pólvora (fuegos artificiales)

Versos del Niño

 

Dulce Jesús mío, Mi niño adorado, ven a nuestras almas, ven no tardes tanto.

Alabar a Dios en primer lugar y después al  niño que está en el altar.

Al portal nos vamos con gran alegría, a    visitar al niño, el hijo de María.

Al portal nos vamos con gran devoción a visitar al niño nuestra detención.

Alabo el misterio de La Trinidad, que son tres personas y un Dios de verdad.

Alabo el misterio de la Encarnación, que son tres personas y un Dios el perdón.

La madrina tiene a los pies del niño, el padrino tiene su rostro de vino.

Que dicha tan grande la de los padrinos, tener en sus manos al Divino Niño.

Levanten padrinos, vamos para afuera a pasear al niño Dios de cielo y tierra.

Al salir afuera brillan las estrellas y el niño Jesús se alumbra con ellas.

Pasito a palito que ya viene el día y en el medio viene la virgen María.

Vean a Jesús como va sonriendo y sus dos padrinos que hoy le están sirviendo.

Enciendan las velas para que haya luz. para ir al pesebre a ver a Jesús.

El niño Jesús en el portal nació y por enseñarnos la vela encendió.

Hínquense padrinos, hínquense en el suelo que están adorando al rey de  los cielos.

Las nubes azules cantan estribillos, abrasen los cielos descubran al niño.

Cuando cantan Glorias viene contemplado música del cielo, váyanlo bajando.

Bajen al niñito pónganlo en sus manos, que nos de la gloria que es lo que deseamos.

Amados padrinos vamos para adentro a llevar al niño a su nacimiento.

Vean a Jesús como va llegando y sus dos padrinos lo van alumbrando.

Ha llegado el niño al pie del portal y sus dos padrinos lo van a parar.

Hínquense padrinos al pie del portal que es el niño Dios que hoy van a parar.

Besen a Jesús, váyanlo besando, besen ya sus pies besen ya sus manos.

San José y la Virgen se están admirando de ver que a su niño hoy lo están besando…

 

Las paraduras es un acto religioso muy sagrado impregnado de mucha fe. Son muchas las formas de las paraduras, pero las más tradicionales son las que realizan las familias, que la organizan con mucho respeto y cariño. Nos señaló la señora Carmen Elena que el niño lo dejan de pie hasta el día de La Candelaria, de esta manera las personas que llegan de visita  y observan al niño Dios parado,  saben que en ese hogar ya se realizó la paradura.

Es una hermosa tradición que se mantiene en nuestro pueblo, las paraduras son parte de las creencias religiosas de los andinos, en cualquier casa, en cualquier pueblo, amigos, vecinos y familias enteras, salen a  la calle a festejar sus paraduras, son una tradición  que al vivirla, regocija el alma.

      Redacción y Fotografía:  

      Lcda. Marisol Silva Bolívar                                 

      Lcdo.  José Luis  Camacho C.

4 comentarios

  1. buena tengo una exposicion sobre la comida,bebida y tradicion de la navidad en los estados andinos, si pudise ayadarma se lo agradeceria.

    • Senderos por Venezuela /

      Hola buenos días…gracias por leer los artículos de Senderos por venezuela y estamos a la orden…Puedes enviarnos más detalles de tu exposición a “senderos_venezuela@hotmail.com” y con mucho gusto te podremos ayudar…

  2. Miguel E Meaño C /

    ¿Cómo podría obtener música grabada con alegorías a la Paradura del Niño? Gracias por responderme

    • Senderos por Venezuela /

      Hola
      Buenas tardes.
      Gracias por accesar a nuestro portal.
      La música de cada región de Venezuela, hasta donde nosotros sabemos, la puedes encontrar visitando dicha región, sobre todo estas melodías de la región andina.
      Personalmente, nosotros pensamos que es lamentable y, de hecho intentamos buscarla, sobre todo en la zona donde vivimos (centro del país); pero fue inútil.
      Pensamos que así como se ha hecho popular la gaita del Zulia, los tambores de la costa, el galerón de Oriente; el joropo y pasaje del Llano; el resto de las interpretaciones de cada región debería ser popularizadas y dadas a conocer, tanto en las escuelas como en la Internet.
      Quizás usted tenga suerte y pueda buscar en este último y novedoso recuerso, como lo es Internet y encontrar algún tema que algien preocupado lo haya bajado.
      Nosotros tuvimos que hacer una grabación directamente al asistir a una Paradura y, al escucharla, bajamos la letra que usted puedo leer en el artículo…
      Esperamos que tenga suerte.
      Marisol Silva y José Luis Camacho

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Visit Us On TwitterVisit Us On Facebook